Cómo hacer pan rallado

By | 24/01/2013

Pan rallado

Cuando el pan está viejo podemos seguir usando en otras recetas. Por ejemplo, el budín de pan es perfecto con pan que esté duro y viejo, reciclando un poco en vez de perder comida o botar algo que aún puede usarse. Otro método para poner en uso ese pan duro es hacer pan rallado, que básicamente se trata de triturar o rallar (como lo haríamos con el queso) un pan que esté como una roca.

El pan rallado se usa para rebozar, empanar o gratinar alimentos distintos. Podemos hacer, por ejemplo, una milanesa de pollo o de carne y empanar con esto para lograr que por fuera esté crujiente a la hora de comer. En otros casos también se le usa como “pegamento” para croquetas o albóndigas, logrando que se pueda hacer una especie de masa con los ingredientes de estas preparaciones y así hacer las bolitas características.

¿Cómo hago el pan rallado?

Hacer pan rallado es muy simple. Lo ideal es usar un pan que esté muy duro y poner en un procesador de alimentos para que logremos esa consistencia casi de polvo que tiene. Mientras más viejo esté mejor. Si quieres que se seque aún más puedes poner el pan dentro del horno a una temperatura muy baja de 100°C y dejar ahí por al menos una hora.

Hay variaciones del pan rallado. Por ejemplo, el común lleva todo el pan, tanto la miga como la costra de afuera para lograr un producto más seco. También podemos hacer otra versión llamada “Panko” y se trata de crear pan rallado solo con la miga para que mantenga un toque más húmedo a la comida. Este segundo es perfecto si lo que queremos empanar irá dentro del horno porque permitirá que la carne o vegetal no se seque demasiado, algo que sí pasaría con el pan rallado original.

Para mejores resultados crea pan rallado con sabores, como ajo, perejil, sal, pimienta, romero, o cualquier otra cosa que te guste.

 

Foto: http://www.flickr.com/photos/santheo/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *